IES Serpis de Valencia, una basura.

Una de las cosas que mas me molesta de las administraciones, es la soberana falta de datos. Quiero decir, antes de matricularme en el curso en el instituto en el que estoy, estuve buscando información sobre los centros en los que se cursaba el Ciclo Formativo de Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Informáticas. Al final, visto que lo máximo que podía conseguir en Internet era un teléfono y la foto de la fachada, me decidí por el que, a priori, me parecía mejor comunicado con mi casa. El IES Serpis de Valencia. Pues gracias a la información de la administración, y a la del propio instituto, me equivoqué al matricularme.

Después de haber pasado por el IES Jaume 1r de Ontinyent (2000-2006), por el IES Blasco Ibañez de Valencia (2006-2008), y saber muy bien como funciona el IES L’Estació de Ontinyent (en el que estudia mi hermano) puedo decir, que el IES Serpis de Valencia es el peor instituto en el que he estado.

En un edificio de nueva construcción, es totalmente ilógico que la calefacción no funcione correctamente. Casi tan ilógico como el hecho de que la cafetería esté justo en medio. Imposibilitando la entrada directa desde el exterior. Lo que influye en las ganas del responsable por ofrecer un servicio del que solo van a disfrutar niños de la ESO y algún estudiante al que no le den nauseas los cafés malos y los bocadillos helados.

El caso es que si unimos lo triste de las instalaciones, con el equipo directivo. Tenemos un lugar infumable para intentar aprender. Desde la dirección del centro, no tengo muy claro si es que creen dirigir un colegio o aspiran a convertir el instituto en una especie de centro católico de enseñanza privada. Y no me refiero a la religiosidad de la directiva (que ni me va ni me viene) me refiero al hecho de tomar decisiones. Las cosas se hacen como si los alumnos fuéramos idiotas y lo que mas me jode, como si fuéramos niños. Vale, hay chavales de primero de ESO. Pero en todos los centros que he comentado antes, también los había y las cosas no se gestionaban como si de un colegio se tratara. Baños cerrados siempre, puertas permanentemente cerradas de entrada y salida del centro (he llegado a esperar 10 minutos para poder salir) aún teniendo en cuenta que gracias a la Generalitat no hay conserje, y tienes que esperar a que alguien te abra, nula señalización de aulas, o información con cuentagotas de cualquier cosa importante, exceptuando las prohibiciones, que se nos notificaron no una, sino dos veces clase por clase.

ies-serpis-2

Y para terminar de arreglar el pésimo edificio, servicios básicos, y la lógica en la administración. Tenemos al equipo docente. Me refiero al equipo docente del ciclo que estoy cursando, primero de DAI (Desarrollo de Aplicaciones Informáticas). Solo tengo tres asignaturas. Y cada profesor es peor que el anterior. Depende de días, pero habitualmente, cada uno ha escogido su forma de dar la clase, que consiste en: Explicar para los tres o cuatro listillos (que ni siquiera pelotas), pasar como de la mierda y seguir a su rollo, o intentar dominar una clase de veinteañeros al estilo de un maestro de segundo de primaria, con negativos, bajadas de nota y similares chorradas. Cada uno de mis profesores tiene un estilo. Y ninguno de ellos está a la altura de un profesor de un ciclo formativo superior.

Después de disfrutar de profesores a los que les gustaba la materia que impartían hasta el punto de escribir un libro y que le sea publicado para impartir clase, como Julian Cocera, al que desde aquí quiero agradecer su forma de ser y su facilidad para transmitir su saber, me enfrento a profesores mas empeñados en controlar que en enseñar, mas empeñados en suspender que en ayudar, mas empeñados en avanzar materia que en asegurarse de su comprensión. Y sobretodo, mas empeñados en que ellos saben como se hacen las cosas y los alumnos somos unos malditos tocapelotas.

ies-serpis-3

Si algo he aprendido (hablo de cosas extra-académicas) después de mis años es un instituto, es que un acuerdo entre alumnos y profesores en un instituto es primordial para el buen funcionamiento de la enseñanza. Y a ese acuerdo hay que llegar antes de Febrero. Sino, la situación es irreversible. No es un acuerdo que tenga que ser firmado, es algo implícito en el trato. Los profesores y los alumnos deben de mostrar sus cartas durante el primer trimestre. Y cuando se vuelve de las vacaciones de navidad, se han de limar asperezas. Así, en Febrero ya se saben las normas del juego y se puede empezar a jugar. Así las cosas, ya me dí cuenta dos semanas después de empezar, que este instituto era una basura. Pero esperaba llegar a ese acuerdo. De hecho, intentamos hablar con los profesores, cambiar las cosas. Pero claro, como he dicho antes, en primaria el que manda en clase es el profesor. Y si hay algún problema, al jefe de estudios. Cosa que sintiéndolo mucho, con 22 años ya no acojona, con 12 igual si, pero a estas alturas el Jefe de Estudios es casi un colega. Excepto cuando tenemos en cuenta lo que ya he explicado de la gestión del centro.

En definitiva, ya que encontrar información sobre el IES Serpis es muy complicado, con esta pataleta de post, intento hacer ver que el IES Serpis de Valencia es un instituto al que no vale la pena ir si quieres ser tratado como un adulto. Es un colegio con ESO y Ciclos Formativos, nada mas.

Dicho esto, cada vez estoy mas seguro de que este curso lo voy a terminar en mi casa, aprendiendo a base de libros, y matriculándome al año que viene en el mismo curso pero en otro instituto. Y es una lastima, por que empecé ilusionado el primer día de clase.

Gracias por leer esta pataleta ( ya van dos en dos dias) y espero que nunca tengáis que sufrir este instituto.

Primer dia de clase

Conforme pasan los años, uno va adquiriendo experiencia. Y tengo que decir que en cuanto al manejo de los primeros días de clase, yo he notado, y mucho, esa experiencia adquirida.

Al principio incluso me ponía nervioso al volver al colegio con mis compañeros que conocía toda la vida. Luego, me puse muy nervioso al cambiar del colegio al instituto. No conoces a nadie, no sabes ni siquiera donde tienes que ir,.. y puedo decir que soy un experto en estos por que considero que he sufrido esa situación nada mas y nada menos que 6 veces. He cambiado de instituto, de horarios, de compañeros, de aula,.. de todo.

Normalmente, el primer día solía llegar bastante antes, unos 15 o 20 minutos antes de la hora. Y llegado al lugar, me ponía a leer todos y cada uno de los papeles que hay colgados por las paredes de los institutos. De esa forma, intentaba tranquilizarme, cuanta mas información, mas tranquilo. Y la verdad es que esa técnica funciona. Si no conoces a nadie, lo mas fácil es saber las máximas cosas posibles.

Por suerte, lo de ponerme nervioso no ha sido un problema hoy. He llegado 15 o 20 minutos antes al IES Serpis de Valencia, he leído a que aula tenia que ir, y he esperado en la puerta del instituto a que alguien diera las ordenes de ir subiendo a las aulas. He seguido a la masa hasta que estos se han detenido por que ya nadie sabia donde iba. Así que yo he ido a mi aula (supongo que alguien habrá intuido que yo sí sabia donde ir) que se ha llenado poco a poco.

Nuestra tutora, Lucía, ya estaba allí cuando hemos ido llegando. Eso esta bien, por que es muy frustrante llegar al aula que sabes que tienes que ocupar, y verla cerrada (¿Donde voy?¿Me habré equivocado?¿Todo el mundo me mira?) Cuando ha visto que ya había bastante gente, ha empezado con su charla. Que si prohibidos móviles, que si no hay que romper el material, que si llegar tarde es falta leve… normas que se dicen el primer día y luego se olvidan.

A Lucía la notaba algo nerviosa, pero no era primeriza, supongo que para ella el primer día es igual de extraño como para nosotros. Ha estado hablando un rato, sobre normas, y formas de hacer las cosas. Pero parece buena maestra, como siempre, un par de comentarios chistosos, algo de improvisación y día de presentación resuelto.

Respecto a mis compañeros, no me he fijado mucho, por eso de que no conozco a nadie. Como siempre, entre ellos si que hay un par de conocidos. Por lo poco que me he fijado, puedo intuir que habrá un par con los que congeniare bastante. Suelo juzgar a la gente por su forma de vestir, y he visto bastantes camisetas bien guapas. Aunque quien sabe, tal vez solo sean unos chicos bien de Valencia.

Supongo que como todo, será cosas de ver como evolucionan las cosas. Por lo pronto no se si empiezo bien o mal, creo que soy el mas mayor de la clase. La maestra ha preguntado si alguien tendría alguna asignatura convalidada y yo he respondido que probablemente yo si por que ya tengo otro titulo de Grado Superior. Yo solo. Además, creo que era el que menos nervioso estaba por que he sido el único que ha echo algún que otro comentario en voz baja, y también por que he sido el único al que Lucía ha preguntado el nombre…

Lo que si que puedo comentar es que desde el primer día, me he dado cuenta de que ir a un instituto de Valencia por la mañana (siempre he tenido clase por la tarde), es como ir a un desfile de moda. O peor aún, es como participar en una serie de televisión! Tod@s guap@s, y bien acicalados, las chicas hablando de moda, los chicos haciéndose los duros… que tiempos en los que nos faltaba el tiempo para coger un balón y montar una pachanga.

Veremos como avanza el curso. Por lo pronto, me apetecía hacer esta divagación sobre mi primer día de clase ;-)