20 aniversario de «Amanece que no es poco»

Este año se celebra el aniversario del estreno de la que se puede considerar una de las mejores peliculas de humor rodada en España, Amanece que no es poco.

Los dias 18, 19 y 20 de Julio se celebrará que hace 20 años que Ayna, un pequeño pueblo situado en la Sierra del Segura, en Albacete, con algo menos de 1000 habitantes, tuvo el inmenso honor de albergar el rodaje de la pelicula dirigida por Jose Luís Cuerda.

Entre los actos que se han programado, hay distintas charlas con el director, visionado de la pelicula, y visitas a los lugares exactos donde se rodaron las escenas. Todo esto, junto con la gente del pueblo, que a su vez, participaron como extras.

Mas información sobre los actos en la web de la pelicula Amanecequenoespoco.com, si os interesa el pueblo, su web es Ayna.es y si quereis saber mi opinion personal sobre este peliculon: Amanece que no es Poco. Por cierto, gracias a los organizadores, por dejar un comentario en la entrada de la pelicula.

Dos intros que llegan al mismo lugar

Una parte importante de toda película, es el principio, aunque mucha gente no sabe resolverlos de la manera mas interesante, hay dos películas que lo han echo de una manera notable, y a mi modo de ver, de forma opuesta pero llegando al mismo lugar. Estas películas son El Club de la Lucha y El Señor de la Guerra. Ambas terminan justo en el momento en el que la bala se encuentra al borde de la cabeza, pero con distintos lugares de partida por parte de la escena.

En el Club de la Lucha, la escena empieza dentro de la cabeza:

[youtube]BZbZc5tTTmc[/youtube]

En cambio, en El Señor de la Guerra, la intro empieza en la fabricación de la bala:

[youtube]n4jMzKxYB74[/youtube]

Personalmente me gusta mas el comienzo de el Club de la Lucha, la música es mucho mas cañera y el vídeo mas movido. De echo, ya lo comenté hace un tiempo en el blog, justo aquí: La intro del Club de la Lucha. Y ha sido gracias a Alex, que me he dado cuenta de esta simétrica similitud.

Cine: Rebobine, por favor.

He tenido que ver dos veces la ultima cinta de Michel Gondry, una historia de barrio si no fuera por quien es el director, y por como está planteada. Rebobine, por favor (Be kind, Rewind en su titulo en inglés) es un film que en el fondo cuenta la simplisima historia de como dos jóvenes, salvan la casa y el negocio de un señor mayor. Pero como ya he dicho, no es la típica historia de barrio-verano azul.

La película sigue la linea de Gondry, en la que este siempre hay especial interés en hacer igual o incluso mas interesante, la puesta en escena que la propia historia. Ya pasó en la Ciencia del Sueño y pasa aunque con un poco menos de intensidad en esta Rebobine, por favor.

El hilo de la película es una historia ya trillada. Todo empieza cuando Mos Def (Jerry en la pelicula, y al que estoy a punto de alabar, por ser también el co-protagonista de La Guia del Autoestopista Galactico) y Jack Black (Mike) quedan al encargo del videoclub del Señor Fletcher, llamado Be kind Rewind. Mike es un descerebrado que vive en una caravana a una manzana del videoclub, extremadamente impulsivo y un poco tarado. En cambio, Jerry es extrovertido pero bastante indeciso y por que no, un cagado :D aunque buena persona y algo inocente.

Cuando el Señor Fletcher les deja encargados del videoclub (bueno, deja a Jerry) a Mike se le ocurre la genial idea de sabotear la central eléctrica del barrio por que controla sus cerebros… La cosa acaba de manera que Mike se vuelve magnético. Atrae cualquier cosa metálica, y lo mas interesante, borra las cintas de vídeo VHS.

En cuestión de minutos, todas las cintas del videoclub son borradas, no pueden cerrar el negocio, y además, necesitan aparentar que no sucede nada. Solución: Grabar las películas que les pida la gente. La solución que en un momento parece una locura, se vuelve un rotundo éxito y en unas horas ven como la demanda de remakes les sobrepasa. Así que buscan a una colaboradora femenina, Alma (interpretada por Melonie Diaz) e imponen la norma de un maximo de 2 películas por persona y día, empiezan a hacer remakes de las películas mas famosas de forma totalmente casera. Con materiales caseros y con una duración por filme de entorno a los 20 minutos.

De esta forma, pasan por delante de su cámara casera, Los Cazafantasmas, Terminator, el Rey León, Men in Black o incluso 2001: Una Odisea en el Espacio entre muchas otras. Todas ellas con efectos especiales 100% caseros y muy pero que muy trabajadas.

La idea de las producciones suecadas (es como llaman a los remakes, para darle el glamour de un producto importado) llega, evidentemente a las megaempresas productoras, que envían a sus representantes para cerrar el negocio y exterminar cualquier violación de su propiedad intelectual ¿De que me suena esto? El caso es que, como en la vida real, quien tiene una idea imaginativa, sufre el peso de la ley. El tema es tratado de forma que el director deja muy clara su postura (en contra) de este modus operandi por parte de las productoras. Al final, todo el barrio se embarca en la producción de una película original y sin derechos de autor y la ven todos juntos en el videoclub del Señor Fletcher.

La película me ha encantado por su originalidad y por tratar un tema tan trillado de una forma brillante. Dejando el sello de Art Attack! o Hazlo tu Mismo, que caracteriza a Gondry aunque habría estado bien que profundizara mas en la creación de las películas, ya que se muestran solo unas pocas escenas de cada una. En definitiva, una genial vuelta de tuerca al cine que solo Gondry puede haber dado, y que Jack Black y Mos Def han conseguido llevar a cabo a la perfección.

Cine: Jumper

Esta semana, he tenido tiempo de ver una película que lleva en cartelera unas semanas, y que me recomendaron no ver. Aún así, tonto de mi, la vi. Hablo de la ultima película del director de The Bourne Identity (bien), pero también de Sr y Sra Smith (mal). El tipo se llama Doug Liman y a parte de estas dos películas, se dedica a dirigir capítulos de series y poco mas. Su ultimo trabajo: Jumper

jumper-poster.jpg

La película versa la historia de David Rice, interpretado por Hayden Christensen a quien muchos recordaran como el adolescente Anakin Skywalker en las nuevas entregas de Star Wars Episodios II y III. El bueno de Rice, descubre en su adolescencia, que se puede teletrasportar, cosa que lo ayuda a huir de una vida desecha, hacia una apariencia de triunfador en Nueva York.

jumper-1.jpgGracias a su nuevo poder, Rice es capaz de teletrasportarse a cualquier lugar en instantes, poder que utiliza para ir desde la puerta de su piso, a la puerta del ascensor, hasta para viajar desde NY a Tokio. Cosa que seguramente cualquier joven con ese poder haría sin pensarlo. Gracias a esta capacidad, consigue fondos suficientes como para mantenerse y poder disfrutar de la vida sin limites.

En un momento dado, decide volver a su ciudad natal, donde retoma una relación con su «amor juvenil» Millie Harris, encarnada por una muy bien caracterizada Rachel Bilson, mientras en sus andaduras conoce a Griffin (Jamie Bell). Estos tres personajes, pasan a ser el blanco de la hira de Roland, un Samuel L. Jackson que no se como se mete en estos saraos.

jumper-2.jpgRoland es una especie de cazador de saltadores (jumpers) que en su momento prometió matar a cualquier Jumper y perseguirlos utilizando todos los métodos a su alcance, aunque para ello no esta solo, los cazadores de saltadores son toda una organización secreta con una tecnología avanzadisima. Es entonces cuando, se presenta en la película algo de trama, ya que casi todo el metraje corresponde a enseñar al espectador los poderes de los saltadores, simplemente teletrasportarse, interesante las 4 primeras veces, y repetitivo todas las demás. Incluso al director se le ocurre ir cambiando el formato de la cámara, pasando de tomas fijas a cámaras móviles estilo [REC] o Monstruoso. Algo que desconcierta. Así mismo, la idea de hacer pelear a los protagonistas mientras se teletrasportan es buena, pero si no se hace bien, confunde y marea al espectador, y es exactamente lo que ocurre.

jumper-3.jpgValga señalar, que precisamente Hayden Christensen, no es que sea un actor que de mucho juego, tan solo tiene cara de enfadado el 100% del tiempo, ya sea mientras pelea o mientras esta con su novia, siempre cara de enfadado. Si a eso unimos sus limitadas dotes de interpretación, nos quedamos tan solo viendo lo poco trabajado que esta el guión de la película. No engancha para nada, y es simplismo. Estilo matrix (perseguidores y perseguidos con estética neopunk) pero simplificado al máximo y sin contar con la profundidad necesaria.

En resumen, un buen concepto (el del teletrasporte) una buena idea (los cazadores vs los jumpers) pero con un guion flojisimo (falta profundidad y gancho) y con unos actores que no hacen nada por dar vida ( Me extrañó ver a Samuel L. Jackson en el proyecto). Vamos, que ahora tendremos 2 o 3 continuaciones, al igual que la serie TripleX y cuando se cansen, nos dejaran en paz.

Cine: 10.000

La semana pasada se estrenaba en España la nueva película del director Roland Emmerich, que así de pronto, no nos dice nada, pero es el director de Independence Day y de El dia de mañana. Dos películas, que si bien no pasaran a ser clásicos del cine, si que consiguieron cierta notoriedad gracias sobretodo a su espectacularidad. Su ultima cinta, 10.000, sigue con la misma idea. Presentar grandiosidades para satisfacer las ansias de espectáculo.

poster.jpg

Como su nombre puede dejarnos adivinar, esta película está basada en la vida de un pueblo cazador del año 10.000 a.C. (en la traducción española se dejaron el antes de Cristo) . Es decir, se ambienta hace 12.000 años. Y ahí es donde empieza a perder rigor la cinta,…mamuts domesticados y forzados a trabajar en la construcción de pirámides, tigres dientes de sable que recuerdan a amigos y no les atacan, egipcios que construyen antes sus pirámides que sus ciudades,… pero bueno, antes de pararnos a pensar en las cosas malas, miremos las buenas.

La película cuenta la historia de un pueblo, un pueblo que como todos en esos tiempos, tenia sus propios dioses, sacerdotes y sus propias profecías. La profecía del pueblo que protagoniza la historia, empieza cuando una niña, Evolet (Camilla Belle), es encontrada en las ruinas de lo que fue su ciudad después de un saqueo de los dioses de la guerra.

10000xicoyxica.jpg

Al ser llevada al pueblo, la sacerdotisa ve la profecía. Años después, la profecía se empieza a cumplir, llegando los dioses de la guerra, que no son mas que guerreros bien corpulentos, al poblado y llevándose a mucha gente, entre ellos a Evolet. D’leh (Steven Strait), joven destinado a liderar al poblado, y enamorado de Evolet, por la que hará cualquier cosa, emprende la persecución de la joven junto a los pocos que se salvaron.

10000tigre.pngA partir de aquí, la cosa se empieza a liar, persiguen a Evolet y a los demás prisioneros por montañas nevadas, por selvas tropicales, por sabanas y desiertos, enfrentándose a toda clase de bichos que progresivamente van quitando rigor a la cinta. Hasta llegar al mismísimo Egipto (o algo que se le parece) donde el espectador ya se da cuenta de que la cinta no tiene ningún rigor histórico y es toda ciencia ficción, y es cuando verdaderamente la empecé a disfrutar yo, ya dejé de ver que eso flaqueaba por todos lados y simplemente me fijaba en lo que quería el director.

10000piramide.PNGLa enormidad de las imágenes que acompañan esta persecución y la grandiosidad del final solo es comparable a la ilusión y la enorme decepción que se da al final, pero que amparándose en los dioses, una vez mas, el guionista/director, soluciona muy fácilmente (a diferencia del resto de la película, donde todo son complicaciones)

Respecto a los actores, que decir, no es una cinta donde se puedan lucir especialmente, ya que simplemente son quienes encarnan unos personajes que no tienen profundidad por si misma, simplemente se dedican a decir cosas obvias, a pifiarla cuando toca por guion, y a soltar las típicas frases profundas que parece que se estilaban mucho antaño, del rollo de: Los dioses quieren que persiga a Evolet y lo haré con todas mis fuerzas, o perecere en el intento, sino, nunca llegare a ser el elegido. Y se quedan tan anchos, mucha fuerza, mucha carne y mucha acrobacia.

10000persiguiendo.PNGEn definitiva, una grandiosa película, que como las otras de Roland Emmerich, no pasara a la historia como un clásico, pero que quedara en la memoria como una cinta bastante entretenida, simplemente al nivel de las anteriores, por que explota las mismas facetas de impresionar vía imagen.