#20N. Día de votar y de DoRiYakiTU (Denuncia del sistema electoral)

Como siempre que llegan las elecciones, toca leerse los programas electorales, tragarse los debates y hacerse eco en twitter (@carballo) de las incongruencias que los candidatos proclaman y lo hipócritas que son al salir a un escenario a contar las mentiras que no piensan cumplir si les damos su voto. Todos sabemos que un voto equivale a un cheque en blanco los próximos cuatro años y que poco podremos hacer. Pero al menos lo vamos a intentar.

El 15M ha supuesto una revolución en la sociedad que aún tiene un largo recorrido y de la cual han salido bastantes más cosas buenas que malas. Y como siempre que se junta gente con ganas de trabajar y mejorar un sistema, han salido iniciativas muy buenas. DoRiYakiTU es una de ellas, y yo la ejercitaré el 20N. DoRiYakiTU es simple y llanamente, una reclamación masiva que se efectuará a pie de urna, entregando un escrito al presidente de la mesa electoral en la que estamos censados para hacer constar que creemos que vivimos en una pseudo-democracia con un funcionamiento electoral injusto.

¿Que es DoRiYakiTU?

Es una reclamación masiva contra el sistema electoral español. Esta reclamación se fundamenta en el artículo 99 de la LOREG, que permite formular una queja contra el sistema electoral siempre que te sientas afectado por el sistema de votación o por el sistema de escrutinio. Así pues, desde Democracia Real Ya proponen varias opciones directamente vinculadas a estos dos problemas: Vulneración del pluralismo político, el método d’Hont, la coacción contra la abstención, la desigualdad en el valor de los votos, la falta de compromiso electoral, la manipulación mediática y desinformación, el recurso del voto útil, la coacción para votar, la insuficiencia democrática y el escrutinio sin prueba de legitimación.

¿Cómo se participa?

Desde Democracia Real Ya se ha preparado un PDF explicativo en el que se puede consultar toda la información además de obtener un modelo que ha de ser entregado en la propia mesa electoral.

Documento de DRY para participar en el DoRiYakiTU: Descargar.

Más información: Evento en Facebook de DoRiYakiTU.

¿Puede pasarme algo?

No, no puede pasarte nada. Pero has de saber que la Junta Electoral se pronunció el 16 de noviembre positivamente sobre esta iniciativa, indicando que la forma correcta de formular una queja era la propuesta, sin embargo, dos dias después envió una circular instando a los presidentes de cada mesa electoral a no firmar ni aceptar dicha reclamación. Esto supone que tú estas en tu derecho de ir a reclamar, sin embargo, el presidente de la mesa puede no querer recoger la reclamación. En caso de negarse, no hay nada que hacer ya que el presidente podría llamar incluso a la policía. En caso de que el presidente de la mesa no tenga ningún problema en aceptarlo, el documento indica cuál es el procedimiento.

¿Y tu? Piensas ejercer tu derecho a DoRiYakiTU?

Realmente usas Facebook?

Me he dado cuenta de que yo tuiteo y luego comparto Facebook y la mayoría de twitteros que conozco utiliza el mismo sistema. El caso es que aunque Facebook se esfuerza ( Facebook Connect mediante) de que nada ni nadie salga de su red, Twitter es la única plataforma que ademas de robarle usuarios que solo quieren “el muro” consigue complementar al propio Facebook. Es decir, la gente tuitea y luego envía exactamente el mismo contenido a Facebook. Aunque, demasiadas veces ese contenido no llega a la red social de Zuckerberg por su inoperancia en dispositivos móviles.

El caso es que día a día me doy cuenta de que la mayoría de gente que se pasa el día en Facebook son poco más que cotillas que se dedican a ver muros ajenos, postear en los suyos propios, husmear fotografías y poco más. Si acaso los juegos tienen su aquél, pero la realidad es que Facebook es, para muchos de nosotros, solo algo más que un Friendster, es decir, un agregador de todo lo que haces en la red, ya que todo es compartible en tu muro de Facebook.

Tal vez no soy un prototipo de hardcore-user de la red social, pero lo cierto es que tampoco recibo prácticamente mails de Facebook, y eso que hace un año se encargaron de recordarnos que su plataforma de email era el futuro, era el mail mejorado. Mi Gmail aún se está partiendo de la risa. Tampoco lo uso a modo de chat o como plataforma de comunicación instantánea, para eso ya tengo Twitter (@carballo) y Whatsapp, dos herramientas que hacen ese trabajo muchísimo mejor. De hecho, me resulta realmente raro el tema del chat de Facebook.

No hay que olvidar que Facebook incluye una herramienta de Notas en todas sus cuentas y diversos sistemas por los que podríamos crear textos extensos con contenidos que compartir en nuestra red de amigos, sin embargo, aún sigo cayendo en blogs privados de Blogger y nunca en notas de Facebook más allá de un C&P que alguien ha robado en un blog. Idem para las fotos. Mucho choni y mucha fiesta, pero al final las fotos buenas terminan en Picasa o Flickr enlazadas a Facebook cuando se suben. Nadie usa la herramienta de fotos de Facebook como álbum virtual.

En definitiva, después de llevar registrado en Facebook varios años, y ver miles de rediseños, la verdad es que sigo sin usarlo. Siempre he dicho que es una herramienta de comunicación muy potente, pero la verdad es que usarlo directamente, casi no lo uso. ¿Y tu? ¿Usas Facebook o cotilleas?

Prohibido criticar a tu empresa en el bar. Y en Facebook.

Veo con estupor como se empiezan a prohibir cosas totalmente normales y habituales y la verdad es que me entran ganas ya no de poner el grito en el cielo por las prohibiciones, si no de ponerlo por los imbéciles a los que han pillado criticando (o algo más) a la mano que les da de comer. De un tiempo a ahora no son pocas las noticias sobre despidos por criticar en las redes sociales a los jefes o noticias sobre que las empresas, proactivamente, ‘recomiendan’ a sus empleados no hablar sobre su trabajo en redes sociales. Caso aparte los periodistas, a los que incluso se les prohíbe difundir información que ellos mismos consigan, y que vaya a ser parte de la publicación. ¿Pero esto que es?

No sé si es peor el control al que los trabajadores nos vemos abocados o el simple hecho de que se haya llegado a esta situación. Yo siempre he sido una persona que intenta no engañar a nadie, quiero decir, digo lo que pienso. Exactamente lo que pienso. Si bien, es cierto que hay formas de decir las cosas. No es lo mismo criticar el mal funcionamiento de tu empresa en una reunión, que enviarle un email bien estructurado y respetuoso a tu jefe con lo que crees que se debería mejorar. No es lo mismo. Y por eso mismo creo que las prohibiciones por parte de las empresas y los empleados idiotas que necesitan esas prohibiciones para no rajar sin control son absolutamente fruto del mismo problema: La imbecilidad.

imbécil

  1. adj. y com. desp. Alelado, poco inteligente.

Una persona imbécil es aquella que se hace ‘amigo’ de su jefe en Facebook y luego raja sobre la empresa sin control. Porque una cosa es decir ‘hoy me voy cabreado de la oficina’ y otra muy distinta es ‘me cago en el subnormal ese’. Antes de escribirlo debes saber que tu jefe o cualquier otro empleado lo puede ver, y su reacción será muy distinta dependiendo de lo que lea. Si algo te cabrea, es posible que te ofrezca su ayuda. Si estas insultando a alguien, seguramente su cabreo será mayor que el tuyo.

Lo que vengo a defender, al fin y al cabo, es que tus propios límites los pones tu. Facebook ahora mismo es lo mismo que un bar lleno de gente charlando. Un bar en el que lo mismo está tu madre que tu primo el fiestero, que tu jefe, que la furcia a la que llamas cada sábado que no mojas. Tu puedes estar charlando con tus amigos en un lado, pero en un momento dado, tu madre (o tu jefe, o la furcia) pueden escuchar como te burlas de ellos. Y se monta la gorda. ¿La culpa es de que tu madre te ponga de los nervios? No, la culpa es de que has gritado en un lugar en el que tu madre te podía escuchar. Porque en el Bar Facebook está todo el mundo.

También existen, por cierto, los que son despedidos por subir cosas a Facebook que su empresa considera que no deberían estar ahí. Personalmente, si no se menciona a la empresa y no es algo directamente relacionado con el trabajo (subir fotos borracho no lo es, mayormente) creo que eso es un tema en el que las empresas no se deberían meter. Ahora bien, si sabes que tu empresa es más bien puritana, pues no subas fotos montándotelo con tres tías diferentes un mismo sábado. Es que es de cajón. Más vale no tentar a la mala suerte ¿no?

P.D: Este post viene dado porque, por enésima vez he visto la noticia de que despiden a alguien por rajar en Facebook, no porque odie a Ontecnia. Todo lo contrario ;)

Los líos de las versiones

Este post lo escribo después de haberme pasado leyendo más de una hora sobre los Custom Firmwares de la PSP. Sí, he estado leyendo sobre como piratear la PSP y la verdad es que es un lío increíble. Lo molesto no es que sea un proceso algo extraño, que involucra a webs un tanto extrañas y con información confusa y que hay posibilidades reales de hacer un brick (dejar inservible) la consola. Lo realmente molesto es que te descuidas unos meses y las versiones de las cosas cambian hasta límites insospechados.

La PSP ha sido la que me ha dado que pensar pero lo cierto es que los lios de versiones son un mal endémico en la informática. Últimamente me doy cuenta de que la informática ha estado demasiado tiempo dejada en manos de técnicos con pensamientos “logicos” sin capacidad para facilitar las cosas, sin capacidad para tener un pensamiento “usable”. Una versión de algo llamado Custom Firmware 3.69 ME-9 Plus de Neur0n es simple y llanamente imposible de entender e indescifrable. Pero es que, en un atisbo de hacer estas cosas más mainstream, a alguien se le ocurrió poner nombre a las versiones. Eso va muy bien cuando ese nombre es XP o Snow Leopard y queda vigente durante unos años, pero cuando es Dapper Drake y dura 6 meses, pues la cosa se vuelve igual de extraña. ¿Tu que Ubuntu tienes? ¿6.06 Dapper Drake o 11.10 Oneiric Ocelot?. Al menos en Ubuntu los nombres van en orden alfabetico, lo cual deja a Debian “ponga aquí su muñeco de Toy Story preferio” bastante en ridículo.

La verdad es que me cabrea bastante que se hagan este tipo de cosas, sobre todo porque entiendo que la versión de cualquier sistema o aplicación debería permitir saber rápidamente qué tipo de cambios hay, si es una actualización importante o poco más que una corrección de bugs. Aunque llevar una nomenclatura basada en números al extremo, tampoco vale. El ejemplo de Google Chrome, con varias ramas (estable, inestable Mac, Windows o linux, experimental,…) y cada una con su numero también es un problema.

Desde mi punto de vista, tres números y tal vez una pequeña nomenclatura deberían ser más que suficientes: Custom Firmware 3.69.9 Neur0n, Google Chrome 14.0.3 Mac,… y me habrían ahorrado una hora de leer porque simplemente habría tenido que buscar una versión de Custom Firmware superior a la mía, y personalizada por el tal Neur0n que parece ser el desarrollador de moda en la scene. O una versión de Google Chrome para Mac superior a la mia. ¿Tan difícil es? Pues parece que si, y seguro que dentro de seis meses, cuando vaya a actualizar nuevamente mi PSP, vuelvo a tuitear este post. No tengo la menor duda.

¿Que opináis vosotros?

Mola vivir esta época

Hace un tiempo que lo llevo pensando y hoy he decidido sintetizarlo en este post: Mola vivir esta época. Ahora mismo estamos sentando las bases de un montón de cosas que van a ser verdaderas patas de las sociedades futuras. Solo hay que abstraerse un poco para ver como en Internet estamos definiendo día a día qué y cómo lo usaremos. También la crisis está suponiendo una oportunidad de reinventar y no hay que olvidar los cambios sociales, plasmados en el movimiento 15M. Tal vez sea una época dura, pero vivimos unos tiempos que mola vivir.

Mi abuela seguro que piensa todo lo contrario, pero esta incertidumbre sobre el futuro a 2 o 3 años vista a mi me parece divertida. A dos años vista podemos vivir en un país arruinado, o en un país con un sistema electoral totalmente distinto. En 2013 sabremos si lo que yo comparto en la red es mio y si tengo derecho a decidir sobre quién lo debe poder ver. Dentro de unos cuantos meses miraremos atrás y veremos las duras batallas sobre el copyright que se están librando ahora mismo… ¿más ejemplos? Anonymous está causando estragos en corporaciones, empresas y gobiernos con el simple afán de que se den cuenta de que los usuarios/consumidores no somos mercancía. Los grandes medios se ven cada vez más arrinconados e incapaces de contener información que antes habría pasado un evidente filtro de sesgo, como todo lo acontecido sobre Wikileaks.

Las personas, como individuo y como colectivo empezamos a tener voz. Se nos escucha y nos quejamos si no somo el centro sobre el que gira la sociedad. Hasta hace bien poco era imposible conseguir algo como individuo y colectivamente los avances eran poco más que anecdóticos. Hoy eso está cambiando y un vídeo en YouTube puede hacer caer la reputación de grandes empresas. Una cuenta de Twitter puede desvelar secretos realmente embarazosos para demasiada gente, gente que no piensa en las personas.

Pero no solo estamos viendo cambios sociales o económicos. También estamos creando nuevos formatos. Día a día vemos como alguien encuentra nuevas formas de ganar dinero o de comunicarse. Los emprendedores, movidos por la crisis, encuentran nichos donde antes había indiferencia y, sobre todo, encuentran las ganas y las posibilidades de construir los cimientos de nuevos negocios. Desde Facebook, hasta Google, pasando por Groupon, Skype, eBay, Amazon, Whatsapp, iTunes o DealExtreme. Todos han conseguido lo que parecía imposible: Hacerse grandes. Hacerse empresas o servicios con la suficiente capacidad como para decidir el futuro de nuestra sociedad. Porque, no nos engañemos, iTunes tiene un peso importante en la industria musical, igual que Amazon en la editorial.

Sinceramente, no sé que pasará en los próximos años se me antojan interesantes. Y lo mejor será que algún día se lo podré contar a mis hijos. Si hijo si, yo viví cuando se pagaba un canon por cada disco duro, yo viví cuando los bancos especulaban con tu casa y dinero sin control de nadie, yo viví cuando la sociedad se levantó contra sus propios gobiernos coordinándose por Internet, yo viví Internet cuando solo se usaba delante de un PC o con el móvil. Yo vivi cuando se estudiaba con libros de papel. Yo viví con España en lo más alto de todos los deportes ;) Yo lo viví, y molaba.