Ofertas de verano de Steam y la piratería

Si eres gamer y a estas alturas no te has enterado de que Steam está con sus ofertas de verano no mereces jugar a ningún videojuego más. Tira todas tus consolas, quema tus discos y date de baja de tu conexión a Internet. Y si ya lo sabías, coincidirás conmigo que lo mejor que puedes hacer es esconder tu VISA o cancelar tu cuenta de Paypal porque las rebajas de verano de Steam son impresionantes.

Yo juego bastante menos de lo que me gustaría, siempre tengo alguna cosa en la cabeza que me impide tener esas maratonianas noches que me gustaría tener con los ochenta juegos AAA que aparecen cada viernes por las estanterías, pero siempre intento hacerme con los juegos que me gustan, aunque no sea el primer día (ventajas de que te gusten los juegos viejunos, que no te importa esperar años para jugar a algo porque ya estás acostumbrado). El caso es que las ofertas de verano de Steam están siendo más que impresionantes. Aunque hay varios packs muy suculentos y algunas ofertas impresionantes de juegos que apenas tienen semanas, sólo me he hecho con todos los GTA (del 1 a la expansión del IV, pasando por Vice City y San Andreas) por 7’5€ y también me he agenciado el Deus Ex Human Revolution por 13€ y no descarto hacerme con algún pack más.

steam

El caso es que yo esta semana me he gastado más de 20€ en juegos de primera mano en Steam, directamente de su fabricante, sin caja, sin manual, sin nada. Única y exclusivamente por tener el juego y poder jugar algún día. ¿Se podría sostener la industria si todos los que disfrutamos de jugar hiciéramos esto una vez al mes? Yo seguramente gaste más de 20€ mensuales en consolas, juegos y accesorios (nunca me he parado a contarlo) y todos sabemos que tener esos juegos me habría costado poco más que unas horas de BitTorrent.

¿Cuantas veces hay que repetirlo? Yo no tengo ningún problema en gastar 20€ o 60 (que pagué bien a gusto por el Diablo III su primer día) por un juego, sólo quiero que cumpla unos requisitos: Que sea simple y que tenga un coste apropiado. Justo lo que me está ofreciendo Steam con sus ofertas de verano, no lo que ofrece habitualmente que son los mismos precios que en tienda para un producto virtual. Si una película (o servicio de películas), si un CD (o servicios musical) o un software (o App Store) me ofrecen eso, tengan por seguro que van a tener en mi un cliente. Mientras tanto, que se jodan. La segunda mano y el BitTorrent seguirán siendo mis aliados.

Reeder para iPad

No hace mucho en el trabajo hablábamos sobre el cuál es el mejor lector de RSS para iPad. Yo soy muy clásico y aunque instalé Flipboard nada más comprar el iPad, al final terminé pagando los 3’99€ que vale Reeder para iPad porque es una app simplemente para leer feeds sin demasiadas florituras y creo que es uno de los pagos que más he amortizado en mi iPad.


Reeder para iPad no es más que una interfaz para Google Reader que nos permite leer nuestros feeds, para ello nada más abrirlo empieza la sincronización de los nuevos RSS, las carpetas y las nuevas entradas no leídas, acto que también se puede forzar. Es un proceso bastante rápido y con él terminado obtenemos una visualización total de todas nuestras carpetas y feeds. He de decir que yo tengo organizados mis feeds de forma que me facilita mucho la tarea de leer sobre el tema que yo quiero o sobre la importancia que doy a según qué blogs. Si los tienes desorganizados, tal vez sea algo más tedioso.

Entre las cosas que destacaría de Reeder para iPad están funciones tan simples como las de compartir lo que estás leyendo en Facebook y en Twitter (esta misma acción en Google Reades es infumable), también destacaría que se pueden leer los feeds en cascadas, es decir, si se llega al final haciendo scroll, aún se puede hacer un scroll más que pasará al siguiente feed. Esto es muy útil cuando se está leyendo sobre una categoría en concreto. Por otra parte, y a sabiendas de que los archivos RSS son más bien una mierda y que los lectores no siempre pueden mostrar su contenido, el acceso a la versión web de cada artículo está disponible simplemente pulsando en su título. Esto es una maravilla, sobre todo en sitios donde no se integran bien los vídeos o cosas así. Otros lectores abren Safari, Reeder abre la web de una forma muy intuitiva sin salir de la app, incluso es compatible con Readability.

Por otra parte, sus gráficos son Retina, algo que en si mismo no es que sea un plus, pero los que tenemos «el nuevo iPad» lo valoramos porque es cierto que las apps que aún no se han adaptado quedan pixeladas y no es algo demasiado cómodo de ver cuando se está leyendo texto. Además, y como es habitual, Reeder tiene una visualización optimizada para vertical y otra con doble columna para horizontal. Yo normalmente utilizo la vertical, pero ambas son muy cómodas.

Puedes descargar Reeder para iPad, iPhone o Mac en la web oficial

Y tú, ¿qué lector de RSS utilizas en tu tablet?

Solución a los vídeos de YouTube en verde

Tengo un PC nuevo, y tras varios años utilizando Mac, vuelvo a tener los problemas típicos de PCs, es decir: de repente algo no funciona. Esta vez ha sido algo especialmente idiota pero no por ello menos molesto, de repente veía todos los vídeos de YouTube en verde. Videos de YouTube en HD en verde, sin HD, con el sonido funcionando perfectamente pero en verde.

Lo primero que he hecho ha sido desactivar AdBlock, pero no era eso, el problema parece estar en la tarjeta gráfica, sus drivers y el reproductor de Flash. Parece ser que el Flash Player de vez en cuando decide accelerarse mediante hardware y esa es la opción que hay que cambiar:

youtube verde

Para llegar a ese menú solo hay que hacer click derecho con el ratón y en el menú de Configuración está la opción a desactivar. Así dejaremos de ver los vídeos de YouTube en verde.

No sé si esto puede ser debido a mi tarjeta gráfica o a que estoy utilizando unos drivers Beta pero ha sido bastante molesto hasta que me he dado cuenta de ello, aunque la verdad es que al Flash Player algunas veces no le viene nada mal una ayudita en forma de aceleración por hardware, visto el rendimiento que tiene muchas veces. Ya sabeis niños, en PC las cosas pueden fallar porque sí.

Freemium: No os paséis con él

Igual que el crowdsourcing o que las realidad aumentada, hay tendencias hacia las cuales de repente toda una industria camina hacia ellas sin sentido. En el sector de los videojuegos (entre otros) ya lleva tiempo implantándose cada vez más a fondo el sistema Freemium para enganchar a usuarios. Es decir, ofreces algo gratis pero para disfrutar al 100% (o incluso más) te toca pasar por caja mediante pequeños micropagos. He de decir que me parece una estrategia genial, el juego empieza gratis o a un precio muy bajo y luego hay que ir pagando según qué cosas.

El problema que le veo a este modelo precisamente en los videojuegos es que algunas compañías se están pasando. Sobre todo en los móviles, donde puedes descargar el juego gratis pero para pasártelo en un tiempo razonable vas a terminar dejándote más de 20€, un precio totalmente fuera de lo que cualquier entiende como razonable para un smartphone. Juegos que se anuncian como gratis y con decenas de horas de diversión que terminan durando minutos hasta que te encuentras con una puerta cuya llave cuesta 3€ o hasta que te dás cuenta de que durante mucho más tiempo del necesario te va a tocar «farmear» hasta que consigas miles de millones de algo que no sirve para nada y cuyo precio en la tienda con dinero físico es de 0’79€.

Creo que el modelo Freemium es un modelo genial, pagar poco por tener acceso a cierto porcentaje de un software y si se necesita todo el software con sus máximas opciones que se pueda ampliar mediante pequeños pagos por cada módulo, sin embargo, creo que la suma de todos los módulos debería ser el valor real del software. No tiene sentido que comprar unos mapas extras de un juego cueste casi un 30% del juego, y que esos mismos mapas estén disponibles el mismo día que el juego se pone a la venta. No hace falta irse tan lejos cuando las expansiones de juegos costaban el 30% del precio del juego y sus añadidos bien que los valían.

¿Qué esperan las compañías que utilizan el Freemium? ¿Que nadie deje de piratear?

Una de las grandes ventajas que siempre le vi al modelo Freemium es que para poder comprar las ampliaciones es necesario tener el juego original. Te cobran unos euros por la base y si quieres disfrutarlo mucho más, en HD o con más opciones de vencer, pues te gastas unos euros, uno de los primeros ejemplos en los que vi el modelo freemium implementado fue el juego Combat Arms, y me pareció simplemente sublime. Esto es una muy buena estrategia en contra de la piratería, sin embargo, en cuanto los precios se vuelven abusivos, la gente se las ingenia para tenerlo todo gratis. Eso es así.

Plugins WordPress: Redirection y Term Management Tools

Con ya bastantes años con el blog a cuestas y siendo esto tanto un sitio personal como un WordPress que ha tenido que soportar mil perrerías, pruebas y roturas, dos de los plugins que más me están ayudando últimamente a no liarla demasiado con el SEO son Redirection y Term Management Tools.

Plugin Redirection

Redirection permite cambiar una URL por otra fácilmente. Mediante una redirección 301, 302 o 306 le indica al navegador y a cualquier robot indexador (como el de Google) que la página que había antes se ha cambiado a otra URL. Esto es muy útil cuando se modifica la taxonomía del sitio o cuando se obtienen demasiadas páginas 404 debido a enlaces entrantes erróneos o problemas de cualquier índole. Como con los dashboards para Google Analytics se pueden saber las visitas a páginas 404, podemos saber dónde utilizarlo.

Yo estoy utilizando Redirection para solucionar algunos problemas que detecté mediante las Google Webmaster Toos así como para reorganizar todo el blog ya que llevo unas semanas cambiando tags, editando categorías y, en definitiva, liándola. Y para ello he utilizado el siguiente plugin de WordPress.

Plugin Term Management Tools

Este blog tiene ya bastantes años, y como he dicho al principio, la inexperiencia y los trasteos varios han terminado por hacerlo grande, loco y organizado de forma muy distinta según como me diera a mi por ahí. Además, al principio de empezar con él WordPress ni siquiera admitía tags (hay como 200 posts sin etiquetas) y del lío de las categorías ni hablamos. Term Management Tools es un plugin para WordPress que nos permite juntar tags y categorías. Una vez instalado no genera ninguna página de configuración, solo un pequeño menú en cada listado de categorías o etiquetas de nuestra zona administrativa de WordPress que nos permite unirlas. Hasta donde tengo entendido es una unión falsa ya que si se elimina el plugin vuelve a la normalidad, lo cual es un engorro.

En mi caso Term Management Tools me está sirviendo para juntar algunas categorías en WordPress para tenerlas mucho mejor definidas y sobre todo para juntar etiquetas. Al no fijarme mucho en las tags he duplicado decenas de ellas al estilo FAIL y FAILs, blog y blogs, o PlayStation y PS. Gracias a este plugin puedo juntar etiquetas equivalentes en WordPress en una sola para ganar potencia de cara al posicionamiento.

Lógicamente, al editar categorías y tags con Term Management Tools se generan algunos errores 404 que hay que subsanar con Redirection, para que cuando Google o un usuario llegue a una URL no se encuentre con un error debido a que se han movido tales contenidos. Para eso los Dashboards Personalizados y el Google Webmaster Tools nos viene perfecto para no cagarla demasiado con el tema del SEO en WordPress.