The Invention of Lying

The Invention of Lying (también conocida como ‘Increíble pero falso‘) es una de las películas más originales que he visto últimamente. Dirigiéndola Ricky Gervais (el creador de las series The Office y Extras) esperaba mucho y muy bueno y la verdad es que en general no me ha defraudado. La película, tal y como reza su nombre en inglés nos cuenta la invención de la mentira.

Pongámonos en situación, Mark Bellison (Ricky Gervais) es un guionista perdedor, tal y como suena, un tipo que simplemente no pasará a la historia enamorado hasta las trancas de Anna McDoogels (Jennifer Garner), una atractiva joven que, sin duda, no está en su liga. El caso es que la película se sitúa en un escenario increíblemente gracioso: la mentira no existe. Deja tu mente en blanco, deja cualquier cosa que concibas como normal fuera de tu conciencia, ahora déjalo entrar todo excepto un detalle: Nadie puede decir mentiras. Todo el mundo es totalmente sincero y las consecuencias de eso son normales. No pasa nada por decir a un gordo que está gordo o a un pobre que es pobre porque no supo tomar las riendas de su vida. Bien, ahora aplica eso a todo. En un mundo sin mentiras, la ficción no existe. Eso incluye desde las películas cuyos guiones escribe Mark hasta la publicidad. Si una cosa es demasiado dulce, la gente simplemente lo dice. Las relaciones de pareja tienen el mismo amor pero un nivel de sinceridad que sería insoportable. Ni siquiera existen las mentiras piadosas. No hay piedad.

Evidentemente, la historia de la película es muy graciosa desde el instante en el que te das cuenta de que la gente confiesa cosas inconfesables sin ningún pudor. El caso es que todo se empieza a liar cuando Mark dice su primera mentira cuando, una vez despedido de su trabajo, necesita dinero para pagar el alquiler y miente diciendo que tiene más en su cuenta bancaria de lo que realmente tiene. Como el concepto de mentir no existe, en el banco piensan que el problema es informático. Eso es toda una hazaña que solo Mark puede comprender. De hecho, ante la falta de palabras para describir la mentira, lo mejor que se le ocurre para contárselo a sus amigos es decir «digo cosas que no son». Es muy gracioso porque nadie cuestiona sus engaños, simplemente aceptan que dice la verdad.

El caso es que a base de decir mentiras sin consecuencias consigue solucionar sus problemas financieros e intenta conseguir el amor de Anna McDoogels, y ahí es donde empieza el coñazo de la película. Un mundo sin mentiras es tremendamente divertido, sin embargo el hecho de que Mark juegue en otra liga distinta a la de Anna, y que sea gordito y con la nariz chata ya no es tan divertido. Entretiene porque el concepto de que solo Mark es capaz de decir algo que no es, es muy bueno, pero la verdad es que la película pierde frescura.

The Invention of Lying es una película divertida y original y la verdad es que no me extraña nada que sea de Ricky Gervais, un tipo capaz de hacer unos guiones tremendamente divertidos y una cantidad de chistes muy buenos. Una película totalmente recomendable aunque sea solamente por el concepto de un mundo de sinceridad absoluta. Y tu ¿Que harías si fueras la única persona que pudiera mentir?

Nervios Rotos, la película donde nació el silbido de Kill Bill

En este blog ha quedado plasmado muchas veces la adoración que proceso a Quentin Tarantino. Un director que me parece sublime tanto en sus historias como en los detalles de sus películas. Si bien, la violencia y las conversaciones intrascendentales llevas a su máximo explendor son dos señas de identidad, Tarantino es un director que domina y moldea perfectamente todo el proceso creativo de sus películas para que el producto final solo pueda alzarse al olimpo de las obras maestras. Un ejemplo lo descubrí hace poco. Año 2003, además de un vestido amarillo calcado al de Bruce Lee, Kill Bill Vol.1 ha llevado a la categoría de mito reinventado un silbido. Desde Kill Bill Vol.1 es muy habitual escuchar esto en todas partes.

Como podéis ver, esta película nada tiene que ver con Kill Bill Vol.1, lo que acabáis de ver es una secuencia de Nervios Rotos (Twisted Nerves) una producción inglesa de 1968 a cargo de Roy Boulting. La película es un triller psicológico en el que un joven con una mente perturbada por culpa de su madre, que lo trata como un niño. Aquí podéis ver hasta donde llega el nivel de detalle de Tarantino.

Bernard Herrmann compositor BSO Kill Bill

Pero el detalle del maestro Quentin no termina ahí. El silbido no sería más que una de las decenas de anécdotas que Tarantino deja en sus películas si no fuera porque Nervios Rotos tiene una banda sonora confeccionada por Bernard Herrmann, el célebre compositor de secuencias como el apuñalamiento de Psicosis, la Ultimátum a la Tierra original (1951), El hombre que sabía demasiado o Taxi Driver. Es decir, la música de Kill Bill no es más que un homenaje (uno más en la franquicia) a uno de los compositores de bandas sonoras más importantes de la historia.

Homo Baby Boom

Se puede estar de acuerdo o en contra, pero las familias monoparentales son un hecho, y más que un hecho son un derecho. No voy a entrar en la lucha lingüística sobre si deberían ser llamadas «matrimonio» o no, mi opinión personal pero tampoco es como para discutir con nadie. El caso es que he visto este documental con seis familias monoparentales de gays y lesbianas y me ha parecido muy enriquecedor y acertado. Por eso lo quiero compartir.

«Yo recuerdo que lo cogí y ese olor recuerdo que fue maravilloso» Algunas frases son muy buenas y lo cierto es que ver familias que hasta 2005 no podían completarse de una forma totalmente igualitaria es emocionante.

El documental ha ganado varios premios, se ha emitido en varios festivales y retrata de una forma sincera lo que significó y lo que se ganó gracias a la inclusión de ese pequeño párrafo en la ley que permitió a gays y lesbianas ser miembros en pleno derecho de esta sociedad.

Homo Baby Boom está disponible con subtítulos en castellano, catalán e inglés y se puede adquirir en varios formatos en su web, incluyendo una edición para ser vista en colegios e institutos de 9 minutos.

¿Quién es quién en Los Simpson?

Aunque ahora mismo no es que esté en mi mayor momento de fanboy de los Simpson, es innegable que ya van varias generaciones que han pasado la adolescencia disfrutando de estos personajes amarillos de cuatro dedos. De echo, aunque ahora mismo ya pueda recitar casi todos los capítulos de memoria (gracias Antena 3) el sábado a la hora de comer, solo hay una posibilidad: Los Simpson.

Hace unos días encontré una tabla de equivalencias simpsoniana, en ella se pueden ver a todos los dobladores originales (los de EEUU) y todos los personajes a los que ponen voz. La verdad, sabía que Dan Castellaneta y Hank Azaria eran importantes, pero ni por asomo me he fijado nunca en Harry Shearer en los créditos.


Es extraño ver como, por ejemplo, la voz de Lisa Simpson, que aparece en todos los capítulos, es el único papel de Yeardley Smith. Un apunte curioso, aunque triste, os habéis fijado en que Troy McLure y Lionel Hutz no aparecen en ningún capítulo desde hace muchas temporadas? Phil Hartman murió en 1998 y ambos personajes fueron retirados.

Estaría bien encontrar una infografía similar pero con los dobladores de los Simpson en castellano, verdad?

The Trashmaster, la peli rodada con el GTA IV

Si hay una cosa de la que pueden estar orgullosas algunas empresas, es de tener fans que harían lo que fuera por ellos. Dejando a un lado a Apple, es cierto que muchos jugadores de videojuegos solo tienen que fijarse en el desarrollador de un juego para saber si es bueno. Por ejemplo, Blizzard sabes que no te a decepcionar, Valve es otro valor seguro, y Rockstar también dispone de una notoriedad enorme. Y cual es el resultado de esto? Que tus fans hacen lo que sea por ti. Sin ir más lejos, The Trashmaster es una película rodada al 100% con el motor del GTA IV y con el beneplácito de Rockstar. Podéis ver su trailer aquí:

Al igual que Valve, que ha permitido que se ruede una película del Half-Life de forma totalmente amateur y sin que se tengan que preocupar de licencias y derechos, The Trashmaster es una película en la que Mathieu Weschler (director) ha trabajado durante dos años. En ella narra la historia de un barrendero aficcionado a las señoritas de moral laxa y que vé como en un momento dado, sus amiguitas favoritas empiezan a ser asesinadas. Podéis ver The Trashmaster al completo en YouTube.

El motor del Grand Teft Auto IV sorprendió en su momento por su enorme calidad y no es raro que el machinima lo haya aprovechado al máximo. El juego tiene un sin fin de localizaciones, transportes, armas y posibilidades. Y si además, Rockstar demuestra que disfruta de tener fans así de trabajadores,… blanco y en botella.

Deberían aprender de ello empresas mucho más grandes que se dedican durante años a vender franquicias y proyectos para conseguir adaptaciones mediocres de sus videojuegos al cine. Tal vez valdría la pena escuchar a los fans ¿no?