Experimento Cumpleaños, 23 años.

Hoy se cumple una semana desde el día de mi cumpleaños. El miércoles pasado me tiraron 23 veces de la oreja, me llegaron algunos (pocos, cabrones!) regalos, y el jueves tuvimos una cena especial en casa. El caso es que yo tan solo dije en sitios muy concretos que era mi cumpleaños, más que nada por que quise hacer un experimento después de haber tenido esta discusión en Facebook hace meses.

En Facebook dije algo similar a: A mi, para que me felicite un amigo únicamente por Facebook o cualquier otra herramienta de felicitación automática, prefiero que no me felicite. Rápidamente surgieron los defensores del recordatorio de cumpleaños, que si venía muy bien, que si esto, que si lo otro. Pues a mi me parece directamente quedar como el culo cuando tu felicitación consiste en ver un aviso y darle al botón de «Felicitar Automáticamente»

23

Me podréis decir que mi método de añadir el cumpleaños de alguien a mi agenda del móvil el día antes de su cumple viene a ser lo mismo, pero no. No es lo mismo ni por asomo. Yo me tomo la molestia de añadir los cumpleaños uno a uno, en Facebook solo tienes que añadir una aplicación para tener todos los cumples sincronizados, yo me tomo la molestia de no acordarme y despertarme a las 23:55, en Facebook si no visitas tu FB, ni te das cuenta. Yo, para felicitar me gasto 0’20€, una mierda, lo sé, pero es más que los 0€ que vale felicitar por FB. Y por ultimo, yo me molesto por escribir el mensaje, enviarlo, buscar una forma original de decir Feliz Cumpleaños! y todo eso. Así que espero que nadie salte diciendo que es lo mismo. Admito que mi método puede ser cercano a «mierda de felicitación» pero es bastante más que «felicitación vía Facebook».

facebook_cumpleaños

El miércoles pasado, día de mi cumpleaños, recibí las felicitaciones de todos aquellos a los que vi y que lo sabían. En el curro me tocó pagar el almuerzo, en casa me levanté con un «buenos días, Feliz Cumpleaños!» de mis cuatro compañeros de piso y mi novia, recibí dos SMS de las personas que esperaba (dos ex-compañeros de clase), además, lo comenté vía Twitter y también recibí felicitaciones varias. ¿La relación entre todas estas felicitaciones? Que son gente de la que se espera una felicitación, porque los veo a diario, porque charlamos a diario o porque nos relacionamos a diario. También recibí la clásica llamada de mis padres y jueves la de mi abuelo (si, el hombre se olvidó por un día y un poco más y se flagela :) )

Sin embargo, y confirmando mi teoría, un tipo al que rara vez saludo por la calle, cuando estábamos tomando una cerveza los amigos, se acerco a mi, me dio la mano y me felicito el cumpleaños «por que lo vio en Tuenti». Otro día, ni siquiera habría dicho «hey!» pero el sábado me dio la mano para felicitarme. ¿Tengo que considerarlo mi amigo a partir de ahora?¿Alguien importante? Lo siento, pero no.

Paralelamente, me felicito bastante gente que nunca me habla por el messenger, y casualmente, ese día si que me habló. Y cuando digo nunca, me refiero a que tuve que fijarme en el nombre, email, grupo en el que lo tengo y agrandar la foto para saber quienes eran (bueno, algunos no tanto). Es decir, gente que seguramente vio el recordatorio y me busco en su messenger. Muy triste.

Un cumpleaños en realidad es una chorrada, pero si se le da importancia (que se le da) al menos que sea importancia real, no una triste pantomima facilitada por un automatismo.

Y claro, después de leer este alegato en contra de la gilipollez de felicitar el cumpleaños a gente a la que realmente no aprecias… ¿Me vais a felicitar en los comentarios? Cumplí 23 :P

La lista de regalos: Me tengo que comprar unas botas/deportivas de parte de mi padre y mi madre, ellos pagan. 40€ de parte de los abuelos, y lo mejor, el regalo de mis compañeros de piso, que automáticamente ha pasado a presidir el salón encima de la TV:

regalo-1

Remember The Milk, acuerdate de la leche y de todo.

Desde que empecé el curso, y viendo que ningún maestro nos pidió libro, ni tampoco libreta, y que todo iba a funcionar vía pendrive o internet. Y sabiendo que soy un completo desastre a la hora de organizarme, recordé que una vez me registre en el servicio Remember The Milk, o RTM. Y retomé el uso del servicio.

Remember The Milk es un sitio donde cada uno se puede guardar sus tareas pendientes, y esperar a que vía eMail le sean recordadas con la anterioridad que se desee. Se pueden configurar casi todas las cosas que se puedan imaginar, desde el lugar, hasta la hora, duración, importancia… además, todas ellas se configuran en lenguaje natural, vale poner a las 11 como máximo para que la aplicación entienda que antes de las 11 tiene que estar solucionada la tarea. Muy útil y simple, y además perfectamente adaptada al castellano.

Una vez dado de alta, con el típico registro de poner datos, esperar mail, acceder al servicio, uno entra en una aplicación bien simple, que basa su verdadero potencial en la API diseñada para que lo ultimo que se necesite sea entrar a la propia web para acceder a las tareas.

Gracias a Anieto2k pude ver la potencia y funcionalidad del tandem Remember The Milk + GMail, por que realmente, la pestaña de GMail esta abierta el 90% del tiempo que tengo abierto el navegador, así que una extensión para Firefox que integrara los dos servicios solo podía hacer que bien.

Además, Remember The Milk ya ha tenido en cuenta que para utilizar el servicio, lo principal es que sea accesible desde el maximo de sitios posibles y de la forma mas simple e intuitiva. Y en estos momentos hay varios servicios en los que se puede integrar tu cuenta de RTM.

Por cierto, que si quieres saber algunos trucos y sacar partido a tu cuenta de RTM, Arturo Goga ya publico un Tutorial para RTM que conseguira que este servicio se transforme en una herramienta imprescindible para organizar tu dia a dia.