Jardines de Viveros, Valencia

Ayer por la tarde, por primera vez en un par de semanas, estuvo haciendo sol durante un rato. Así que aprovechando el tiempo y necesitando hacer unas fotos, nos fuimos a los Jardines de Viveros, en Valencia, a ver si encontrábamos algo simpático de fotografiar.

Estos jardines pertenecían al antiguo Palacio del Real, construcción que a día de hoy no existe. Ya que se tuvo que derruir para estrategicamente formar dos montañas en la ciudad de Valencia, con la intención de defenderla en la Guerra de la Independencia. Después, al rededor de estas dos montañas de escombros se reconstruyo y rediseño un parque de recreo.

Pasaron por varias manos hasta que en 1903 fueron cedidos al Ayuntamiento de Valencia con la intención de crear viveros de arboles (de ahí su nombre), además, el ayuntamiento vio allí un estupendo lugar para abrir el Zoo de la ciudad. Zoo que de una vez por todas a sido trasladado y se ha reconstruido como el Bioparc, por que la verdad, daba pena ver el abandono de los animales y la poca vergüenza de los gestores.

Así que ahora, dejando atrás la ubicación del Zoo, los Jardines de Viveros disponen de grandes explanadas de césped, arboles centenarios y muchos pequeños lugares que en una ciudad como Valencia ayudan al paseante a respirar y relajarse.

Este es mi tercer año en Valencia y nunca había ido, pero ahora que he descubierto este pequeño oasis de tranquilidad en una ciudad tan superficial como Valencia, seguro que cuando haga buen tiempo y no tenga demasiado trabajo (o tenga demasiado y necesite desconectar) me pasare por allí.

Mas informacion sobre los Jardines de Viveros o del Real

Primera salida al exterior de Bola

Hoy se me ha ocurrido sacar a pasear a mi conejito, Bola, la verdad es que lo he pasado bien, y aunque él estaba un poco asustado, yo creo que poco a poco, le cojera el gustillo a esto de salir al parque.

Cuando he llegado a casa, sobre las 10, le he puesto un arnés que tengo para que no se escape, y lo he dejado tranquilo un ratito. Para que se acostumbre al arnés y por el susto que se ha llevado cuando se lo he puesto (los conejos se estresan muy facilmente)

Luego lo he bajado a un trozo de césped que hay cerca de mi casa, en medio de la Avenida Blasco Ibañez de Valencia: Cesped por donde pasea Bola. Donde, al estar en un terreno relativamente abierto, no estaba muy tranquilo. Cosa que se han encargado de conseguir un par de perros que paseaban por allí con sus amos.

Se ha atrevido a salir de su cajetín un par de veces, pero siempre volvía ante la presencia de un perro. Se queda inmóvil unos 5 minutitos, y luego vuelta a empezar. Primero solo saca la cabeza, luego mira que no haya ningún peligro, y al final sale. Proceso que le lleva entre 5 y 10 minutos. Todo eso, mientras yo le doy trocitos de césped, que sé que le encantan.

Como en la zona abierta, he visto que no estaba muy cómodo, lo he llevado debajo de un árbol, donde entre unos arbustos había también césped. Allí si que se ha atrevido a salir y alejarse un poco de la cajita, donde se sentía protegido, pero como mucho 2 o 3 metros, para volver corriendo al mínimo ruido :-)

La verdad es que ha sido una bonita experiencia, creo que la repetiré dentro de unos días. Pero la próxima vez por la mañana, que está todo mas iluminado. Parece que se lo pasa bien, y supongo que cuanto mas baje, mas confianza tomara.

Fotos en el set de Flickr: Paseo de Boleta por el parque 14-11-2007