Buenos días Lemmings!

Hace ya varios meses que tomé una costumbre en Twitter que me anima a empezar bien el día y que creo que ayuda a los demás a empezar igual o mejor que yo. Mucha gente da los buenos días por Twitter, llega un punto en que es algo natural para los que estamos pendientes del timeline casi a cada momento, debido a la inmediatez y familiaridad que nos ha proporcionado Twitter a algunos. Yo en twitter tengo amigos, y me gusta dar los buenos días a mis amigos igual que doy los buenos días a mis compañeros de piso.

El caso es que, como iba diciendo, no doy unos buenos días normales. Todos los días laborables empiezo mi timeline con un:

Buenos días Lemmings!

Pero este mensaje no llega sólo. Lo acompaño de alguna frase de ánimo, chiste o, en definitiva, algo que alegre a los pocos twitteros que estarán al tanto sobre las 7:15 de la mañana. Algunas de las frases que he twitteado y recuerdo con especial gracia:

  • Queda innagurado este día al que renombro oficialmente como DivertiJueves!
  • Recordad! Todos los días hay que reír al menos 100 veces! Quedan 99…
  • Sobresaltos y problemas son palabras mas complicadas que risa o fiesta. Reivindica lo simple!

No son pocos los twitteros que muchas veces me contestan los buenos días y me animan a seguir con ellos. La verdad es que se agradece ver que además de pensar una frase nueva todos los días, animarme yo y animar a los demás es recompensando aunque sea con un reply.

¿Porqué “Buenos días Lemmings”?

Lemming es uno de los nombres que se da a los Lemmini, unos pequeños roedores con un aspecto similar a los hamsters que habitan en América del Norte y son famosos por una leyenda urbana: se suicidan en masa. Lo que realmente parece ocurrir es que su sentido de la orientación a veces los envía en una dirección y ellos no tienen en cuenta obstáculos como ríos o acantilados y claro, parece que se metan en el río a morir.

Seguramente por esa razón, los Lemmings también son esos pequeños hombrecitos de pelo verde, piel rosa y vestidos de color violeta que caminaban por las pantallas de nuestros ordenadores desde tiempos del Amiga, siempre recto y dispuestos a suicidarse a no ser que el jugador consiguiera llevarlos sanos y salvos a casa.

El caso es que lo de los lemmings es muy similar a lo que nos ocurre a los trabajadores. Vamos a trabajar y punto. Nos puede gustar mas o menos nuestro trabajo pero es impepinable que tenemos que ir. No es un suicidio, pero desde luego es algo más fuerte que nuestras ganas de dormir :D Incluso hay muchos que estando completamente divorciados de su trabajo, acuden puntuales todos los días. Preguntadle al chofer del autobús que cojo, si queréis.

Por otra parte, la idea original no la tuve yo. Aquí tenéis la prueba:

Me acordé de esta foto en mi primer día de curro, a las 7:30 de la mañana al pasar justo por delante de la Estacion del Norte de Valencia. El tráfico, la gente saliendo de la estación, pitidos, coches en segunda fila “un-minuto-para-dejar-a-mi-mujer”… Para algunas cosas tengo una memoria de la hostia, lo sé :D

Si, yo soy un lemming más, pero me levanto todos los días con una sonrisa! ¿Y tu? ¿Eres un lemming divertido?

Si quieres recibir mis Buenos días Lemmings! puedes hacerlo siguiéndome en twitter Flashmob Ninja @carballo

Buenos dias Lemmings

Genial grafiti que alguíen pintón en lo que parece ser EEUU:

El graffiti la verdad es que está colocado en un lugar perfecto, por que precisamente los Lemmings son los personajes de un juego de hace bastante tiempo en el que centenares de Lemmings se dirigían hacia el final del nivel sin prácticamente inteligencia, de forma que el cometido del jugador era que llegaran los máximos posibles. Ya que por el medio había trampas, agujeros,…

[youtube]VREbKlzJ4eQ[/youtube]