FIB 2010 Coitus Interruptus

Ya no creo en el karma. Años y años, repetición tras repetición de Me llamo Earl casi habían conseguido que el karma fuera algo perceptible por mí, pero en el Festival Internacional de Benicassim 2010 he constatado que el karma es una paparucha. Una paparucha enorme.

Este año lo cierto es que el cartél del festival no era como para tirar cohetes: Gorillaz, Kasabian, Ray Davies o Julian Casablancas (cantante de The Strokes), The Prodigy, Vampire Weekend,… todo nombres conocidos pero no suficientes como para ilusionarse, la verdad. El caso es que como he hecho en las últimas cuatro ediciones, fuimos a Benicassim sin entrada y vimos todos los conciertos desde fuera. No creáis que lo vimos mal, porque el Escenario Verde se ve perfectamente (salvando las distancias).

Como siempre, un buen montón de cervezas, sangría, gintonics, red bull y bocadillos de atún para aguantar hasta que el cuerpo pida clemencia. Los conciertos terminan sobre las cuatro, pero siempre hay fiestas post-FIB por los alrededores.

Lo del karma del principio viene al caso por lo que voy a explicar ahora. Recuerdo que yo voy al FIB sin entrada. Paso de dejarme casi 200€ por entrar con ese cartel (la última vez que lo hice fue en 2006 pero con un cartelón de ensueño). Total, que llegamos el jueves por la mañana y cuando ya había empezado el festival, a eso de las 2 de la noche, paseando por las afueras me encontré una entrada. Si, una entrada sin usar, un papel de casi 200€. Junto a ella, un billete de avión, horarios, planos y demás. Convertir la semana del FIB en un calvario para una tal Katherine estaba en mis manos. El caso es que volviendo a dónde estábamos todos los amigos encontré a 3 chicas, una de ellas casi llorando, con la mochila medio desmonatada en medio del camino. Dos de ellas llevaban una carpeta idéntica a la que yo me había encontrado. Efectivamente, Katherine estaba buscando su entrada al FIB, al camping y su billete de vuelta a Inglaterra. Y yo se lo devolví.

Tres móviles, mi cámara de fotos nueva, la GameBoy Micro con el cartucho flash, la cartera con toda la documentación y unos 20€, la cartera de mi hermano, y lo que más me jodió, las llaves del coche. Eso fue todo lo que me robaron el viernes de madrugada. Estábamos en la playa, como todos los FIB’s a los que vamos sin entrada. Y la mochila estaba a escasos 10cm de mi cabeza. Era un riesgo que corríamos y nos salió mal. En realidad, la putada fue encontrarnos sin dinero a 2 días de que terminara el festival y sin las llaves del coche. Por suerte, teníamos más coches y pudimos volver a por las llaves de repuesto del mio. Una mierda vamos. Nos perdimos los conciertos del sábado por esto y el domingo sólo pude ver a Standstill. Por desgracia, no pude disfrutar de la despedida de The Sunday Drivers.

Pero bueno, la realidad es que lo pasamos genial, como siempre, vengo con unos cuantos grupos que en breve van a tener su espacio en mi iPod y disfrutamos como niños. El karma ya no existe para mi, y ahora tendré que volver a conseguir una cámara y una GameBoy Micro, lo demás son todo trámites.

¿Volveré al año que viene? Por supuesto. La duda ofende.

Verano, y al FIB

Sé que hace más de dos semanas que no escribo nada por aquí, sé que os debo una crónica del FIMP (Foro Internet Meeting Point) en el que pasé un gran fin de semana entre amigos y élite blogosférica, sé que debería haber comentado cosas del Social Media Day de Valencia y de las flashmobs que estamos tramando en Valencia, sé que debería haber sacado tiempo para entreteneros durante la mudanza que he tenido que hacer y sé que llenar la nueva piscina de mi nuevo piso no era algo imprescindible antes de postear nada. También sé que debería haber compaginado el diseño de una web que he hecho con escribir por aquí y que lo de estar siempre tramando cosas al final acaba por afectar al blog. Pero,.. ¿Que quereis? Este es el lugar que utilizo como válvula de escape cuando no encuentro otra cosa, pero claro, hoy me escapo al FIB (Festival Internacional de Benicassim) así que aunque sé que debo un par de tardes por aquí, os espero ver por allí.

Sé que el cartel de este año del FIB es para echarse a llorar. Además, ya he visto a los grupos que me gustan, aunque el último concierto de The Sunday Drivers bien vale el viaje. Pero eso no es malo. Los que me gustan ya los conozco y los que me sorprendan, no los conoceré de nada. Tiembla iPod! De todas formas, aún con este cartel, podréis encontrarme a las puertas del FIB. Hace tres años que voy sin entrada y sin intención de entrar. Y hace tres años que disfruto el FIB como el primero. Así que, ya lo sabéis, estoy en Benicassim a un twitt ( @carballo ) de quien se quiera acercar :D

Nos vemos en el FIB!

Este año ha costado. Normalmente estamos tramando lo de ir al Festival Internacional de Benicasim como tres meses antes de que el festival abra sus puertas. Pues este año hemos esperado hasta el ultimismo momento. Jueves ya ha habido fiesta, y nosotros iremos viernes. Cuando realmente empieza el desfase.  Así que la expedición saldrá con un buen cargamento de cerveza y todo lo necesario para montar una fiesta impresionante mañana (viernes) por la tarde. El cartel principal del FIB 2009 es este:

Fib_2009

Si alguno de los que suele aparecer por aquí quiere ganarse una cerveza gratis, solo tiene que buscarme por allí :) Como si fuera tan fácil jejeje. Pero bueno, imagino que estaremos por el mismo sitio que el año pasado. Es decir, en la colina que hay fuera del recinto justo enfrente del escenario verde. Es lo que tiene ir a estos sitios sin entrada. De todas formas, llevamos todo lo necesario para montar una buena fiesta y disfrutar de un ambiente inmejorable.

Creo que hay algunos amigos que quieren liarla con un generador eléctrico y algunos altavoces, montando lo que por Valencia se conoce como Rave. Una especie de fiesta montada en medio de algún sitio que suele terminar cuando la policía llega y hace desmontar el tinglado. Este es el tercer año que iré al FIB y nunca he visto que la autoridad se tome lo de desmontar estas fiestas a malas. Simplemente desalojan y punto. Cosa que se agradece, al fin y al cabo, solo son un montón de jóvenes borrachos haciendo el cabra. Solo he visto una rave desalojada «a malas» y fue por que habían tirado una valla y estábamos justo al lado de las vías del tren.

El caso es que el FIB es un sitio ideal para conocer gente, darse un chapuzón de día, y una buena fiesta de noche. Y no nos lo vamos a perder! En cuanto vuelva, ya pondré las fotos :D

Cronica del FIB 2008

Como ya dije, este año tuve la oportunidad de ir al Festival Internacional de Benicassim. Y digo ir, por que realmente no entramos dentro. Estuvimos cuatro dias por fuera del recinto, por la playa y haciendo el vago.

Quien no esté familizado en estas cosas, creera que los festivales son como una discoteca, donde solo hay gente fuera por que esta esperando a entrar. Esto, siento decirlo, en el FIB no ocurre (y en la mayoria de festivales tampoco) en el FIB, fuera hay igual o mas ambiente que dentro. Vale, no estas en primera fila de los conciertos, pero los disfrutas igualmente.

Fuera hay un montón de gente que no quiere o no puede entrar, y que disfruta simplemente de conocer gente. Además, hay todo un mercadillo de cosas, camisetas, bocadillos, chapas, tabaco,… y cerveza. Cerveza fria a 1€. Y efectivamente, así subsistimos los 4 fantasticos que nos fuimos. Nos llevamos 150 latas de las mas baratas que nos duraron la primera noche. Las compramos a 0.30 y las vendemos a 1€. Negocio seguro :D Cada dia comprabamos 50 latas mas (12€) y con ellas nos costeabamos la comida y las latas del dia siguiente. Al final, estuvimos 4 dias en Benicassim, i no nos gastamos ni un euro.

El ambiente por fuera es impresionante. Hay un montón de gente y en ningún momento te sientes inseguro, es mas, te sientes observado cuando pasas por delante de la policia, pero se agradece su presencia. Hay un montón de extrangeros, sobretodo ingleses, pero todos dispuestos a echar unas risas, aunque los ingleses suelen venir con entrada, así que por donde estabamos nosotros (justo delante del escenario verde, en una montaña) habia un montón de españoles. Con los que se podia hacer negocio con la cerveza y con los que se podia charlar sin ningún problema.

La verdad es que es digno de elogio ver como se pueden juntar 200.000 personas (150.000 con entrada) y que no haya ni un problema de convivencia. Estuvimos durmiendo en la playa, con todos los trastos escampados a nuestro al rededor, y al levantarnos no faltaba nada. Ni moviles, ni carteras ni dinero,.. nadie toca nada que no es suyo. Y eso se agradece un montón.

Lo dicho, al año que viene, repetimos :D Por que los conciertos los vimos a lo lejos, los oímos bien, y los disfrutamos mejor :D Y llegamos en un momento, gracias a la perfecta señalización:

Fotos en el Set de Flickr: Festival Internacional de Benicassim FIB 2008

Me voy al FIB!

Vista la mala suerte que tuve con la J&B Party Project de Valencia, al menos me queda el consuelo de que estaré disfrutando de un festival en el que seguramente disfrutare bastante mas. Me voy al Festival Internacional de Benicassim, también llamado, por abreviar, FIB. Incluso los mas comerciales lo llaman FIB Heineken.

Ya lo tenemos todo preparado, nos vamos tres personas, 150 cervezas una tienda de campaña que probablemente no montaremos, y muchas, muchas, pero que muchas ganas de fiesta. Este año andarán por allí grupos que realmente me gustaría ver, The Racconteurs, Justice o Erol Alkan son buenos.

Pero lo mas interesante del tema, es que ni tenemos la entrada, ni pensamos comprarla en cuanto lleguemos. Ya fuí una vez al FIB (en 2006) y flipé. Dentro había un montón de gente, tropecientos conciertos y un sinfín de actividades. Pero fuera, ay fuera. Fuera había un montón de gente, tropecientas raves y un sinfín de personas con las que entretenerse. Y todo sin pagar entrada! Es lógico que me quede fuera ¿no?

Lo bueno de que haya festivales así de grande cerca de casa, es que puedes ir sin programar mucho el viaje. Tan solo haces la maleta, y te vas. Y mas bueno aún, es que generalmente en estos festivales tan relativamente alternativos es que a las afueras hay decenas de personas con ganas de fiesta, pero sin entrada. Con lo cual se crea toda una fiesta paralela al festival. No es complicado encontrar raves o fiestas clandestinas, donde cuatro chavales montan un equipo de sonido y pinchan hasta que se cansan.

Generalmente, en estos casos y siempre que no haya peligro, la policía no suele intentar acabar con la fiesta. Siempre claro, que no se desmadre. La verdad es que se agradece. Igual que se agradece que sean permisivos en esos momentos, viene bien que estén por allí para mantener la sensación de seguridad.

Bueno, lo dicho, estare hasta el lunes en el FIB, si alguien va por allí, y me ve, que lo diga y lo invitaré a un par de birras! Para encontrarme, solo teneis que buscar a alguien que vaya con una careta del Dr.Zoidberg ;-)