Cuando el presidente se vuelve persona

Normalmente estamos acostumbrados a que el presidente sea una persona distante, muy distante. La impresión que da el echo de manejar un país frente a los ciudadanos es que se está en un estamento inalcanzable. Elevadisimo, demasiado pendiente de cosas importantes como para tener algún detalle con alguien. Más aún cuando hablamos del presidente de los USA. Un tío al que en todas las pelis quieren matar y que no pisa ni un centímetro de suelo sin que centenares de guardaespaldas lo hayan visto, investigado, y pisado ellos antes.

Por eso he llegado a la galería oficial de la Casa Blanca en Flickr y he podido ver perfectamente por que Obama no da esa sensación de distancia. Obama cae bien, eso es irrefutable. Igual que mucha gente puede o no caer bien, Obama además parece un buen tío, y tanto él como los que lo rodean parecen querer mostrar al mundo que el presidente también es una persona.  Un tío que podría aniquilar cualquier país pulsando el botón rojo, hace exactamente lo mismo que tu y que yo cuando estamos pensando en algo o simplemente aburridos, mareamos con una pelota:

¿Alguien se imagina a Bush, Zapatero o a Berlusconi así?  Yo personalmente no. De echo, de Bush ni siquiera esperaría que entendiera el concepto de pelota. Pero bueno, eso es otro tema.

El caso es que uno se pone a ver la verdadera diferencia entre presidentes, y se da cuenta de que mientras en algunos sitios el uso de la comunicacion directa que proporciona internet viene solo por campaña electoral pura y dura, Obama tenía una cuenta de Twitter muy activa, que no ha actualizado personalmente desde que llego a presidente por las estrictas leyes de comunicación presidencial, pero que actualizaba diariamente varias veces con mensajes no siempre promocionales. Ahora parece que está aparcada y solo ha comentado dos veces para pedir opiniones. El simple echo de poder escribir @barackobama y dejarle un mensaje directamente al candidato a la presidencia de tu país sabiendo que realmente es él quien lo leerá, ya es todo un logro.

Siguiendo con la tesis de que Obama es una persona, podemos ver que aunque seas el tio que puede cambiar la historia, el perro sigue sin hacerte caso. Al parecer aunque dirijas el mundo, tu perro seguirá siendo un perro. Y seguirá tirando de la correa:

O comiendose los zapatos de tus amigos…

Cosa que hará que el tipico amigo cabrón saque una foto en la que tu posicion no es la mas optima. En este caso sustituyamos amigo cabrón por fotografo oficial de la Casa Blanca, pero bueno, ya sabeis a que me refiero.

Saben una cosa que nunca me ha gustado de los presidentes? Que utilizan a sus esposas solo como acompañantes. Las llevan a cenas de presidentes, a negociaciones de presidentes, las lucen por todos los tinglados y luego a casita. Por eso una foto como esta creo que tiene mucho que decir sobre las personas. Un presidente también debería de dar arrumacos a su señora, que seguro que en casa manda más que él, a cada minima oportunidad.

Incluso estaría muy simpatico ver algún tipico gesto de complicidad, una palmada al culo, un guiño de ojo… eso lo tienen todas las parejas que se quieren. O al menos deberían.

Lo que mas me gusta de esta galería oficial de la casa blanca es que el fotografo parece estar siguiendo a Obama y haciendole fotos la mar de simpaticas. ¿Cuantas veces has visto a un directivo leyendo el papél mas importante de su (y de tu) vida con un balón en los pies?

Es un gesto muy simple, espontaneo y que hace ver que el presidente tambien es una persona. Tambien rie chistes mientras hacen el gamba, comen tarta y manzanas en el despacho oval…

La galería oficial de la casa blanca en flickr la verdad es que es muy entretenida. Diría que mas que retratar oficialmente al presidente, retrata las anecdotas diarias y los pequeños detalles que hace que un presidente se vuelva persona.

Ahora ya no puede comunicarse con el pueblo directamente, pero si que puede hacer ver que lo que ha estado mostrando todos los meses de campaña no era una simple fachada. No era como cuando dos meses antes de las elecciones un politico abre un blog, un twitter, un perfil de Facebook y Tuenti, y una cuenta en eBay y en Meneame, y las utiliza torpemente asesorado para que parezca que le gusta.

Esas cosas solo se hacen cuando un politico se vuelve persona. Lastima que solo uno lo haya conseguido.