cuboderubik

Búsqueda de soluciones

Encontrarse con problemas es algo que nos ocurre a todos a diario, forma parte de la vida y si las cosas funcionaran siempre correctamente creo que la vida sería tediosa. Sin embargo, no quiero filosofar sobre los problemas y lo importante que es resolverlos. Doy por sentado que todos queremos resolver nuestros problemas, sin embargo, varias veces durante los últimos meses he visto un enorme problema en el que se tropieza cada vez que se buscan soluciones. Problema que mientras estaba pensando este post he visto en decenas de discusiones que he mantenido intentando buscar soluciones. El tropiezo siempre se dá en el mismo punto: Cuando alguien conoce la solución absoluta y lógica.

Desde mi punto de vista creo que los problemas simplemente existen y buscarles solución no siempre pasa por atajarlos o eliminar la raíz. A veces es importante sentarnos y pensar en cómo no caer recurrentemente en el mismo problema y qué automatismos se deben cambiar para solucionarlos. Esto es algo que se me quedó grabado al estudiar la asignatura de ‘Calidad’ en los Ciclos Formativos, es justo una de las claves del Método Justo a Tiempo o Método Toyota. Entre los pilares del Metodo JIT (Just in Time) se encuentra la Tolerancia Cero a Errores, lo cual se aplica diseñando cada paso de la producción de forma que no se pueda cometer un error: Si una pieza solo se puede colocar de una manera, es imposible que se coloque mal. Es decir, que si es imposible hacer algo mal, el problema dejará de existir. ¿Lo pillais?

Los ámbitos en los que se puede aplicar este tipo de funcionamiento son infinitos yo personalmente los he constatado en dos tan dispares como interesantes: Futbol sala y lavar los platos.

Caso Fútbol Sala

Unos años atrás yo jugaba en mi pueblo a fútbol sala y aunque yo no era precisamente de los mejores de mi equipo, durante varios años nos conseguimos mantener en media table e incluso subiendo categorías en la liga de empresas de Ontinyent. El caso es que hubo un ascenso que nos vino grande porque todos los equipos nos ganaban. Tras varias dolorosas derrotas se hizo evidente que había que encontrar estrategias correctas y optimizar todas las inercias en el campo. Recuerdo tener varias discusiones porque las estrategias que se proponían eran las “lógicas”: usar las mismas estrategias que los profesionales. Es decir hacer lo mismo que gente cuyo trabajo es mantenerse en la élite del deporte, que tienen técnica y potencia suficiente para hacerlo todo eso e incluso dar el 110% en el campo. Yo defendía que debíamos analizar qué sabíamos hacer bien cada uno individualmente y plantear estrategias con esos perfiles, al final lo que se hizo fue “hacer lo lógico, lo que hacen los profesionales”: rotar, circular, cambiar marcas, correr muchísimo… y perder. Los dos o tres con capacidad para jugar así se desesperaban y al final aquello fue el fin.

Caso Lavar los Platos

Vivo en un piso de estudiantes con los problemas de convivencia que ello conlleva. Una de las cosas de limpieza que más se ven es, sin duda, un montón de platos sucios en la pila. Evidentemente el problema se plantea muchas veces, y personalmente he podido constatar una solución que funciona: el número correcto de platos, cubiertos y vasos es el de uno por cada persona más uno de reserva. Si somos cinco personas yo dejaría 2 platos planos, 3 hondos y 1 pequeño, 6 cuchillos, tenedores, cucharas y cucharitas, 3 tazas y 3 vasos. ¿Porqué soluciona el problema de la acumulación? Porque en caso de que al ir a por un plato, no queden limpios, el hecho de lavar uno o lavarlos todos no da tanta pereza y en el momento en el que no hay un montón de platos la acumulación de los sucios tiende a disminuir. Esto frente a la opción “lógica” de “cuanto los terminemos de usar nos comprometemos a lavarlos” es mucho más eficiente. Precisamente este caso lo he comprobado porque en uno de los pisos que he estado utilizamos mi método con éxito y en otro utilizamos el “lógico de lavarlos después de utilizarlo” y las montañas de platos por lavar dan miedo.

En conclusión, cuando nos encontramos un problema que engloba a varias personas o incluso a un equipo entero creo que las mejores soluciones son las que tienen en cuenta las posibilidades de cada integrante del equipo y se aplican de forma que nada pueda salir mal. Es algo que intento aplicar a muchos aspectos de mi vida: simplifica. Por eso intento automatizar al máximo todo lo que hago y generalmente me funciona.

Y tu, ¿qué haces para buscar soluciones?

VN:F [1.9.22_1171]
Valora este post!
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)




Etiquetas:   

Categorías: Opinión

Algunos llegaron aquí buscando:

Posts Relacionados

avecrem

Esas cosas que contadas no tienen gracia

Deja un comentario